5 Consejos Para Cuidar La Piel Grasa

Está bien, tienes la piel grasa. De hecho, salir al sol hace que caiga el precio del petróleo… esto es lo que debes hacer.

Mascarillarostro

La grasa de tu piel juega un papel muy importante, pero tener demasiado de algo bueno puede causar problemas en forma de espinillas y hasta acné, sí, aun siendo adulto.

Tenemos cinco consejos para compartir que te ayudarán a mantener la grasa de tu piel bajo control:

Consejo 1: Limpia, Exfolia y da Tono

Nunca te vayas a dormir sin quitarte el maquillaje y lavar tu cara con un limpiador suave, recuerda que el jabón muy severo puede aumentar la producción de grasa. Evita tallar con demasiada fuerza porque esto puede causar irritación.

La piel grasa necesita un producto que controle delicadamente el exceso de grasa y el brillo. Busca productos que tengan peróxido de benzoílo, ácido salicílico, ácido glicólico, o ácido beta hidróxido si las cosas se están saliendo de control. Ten en cuenta que algunos de estos ingredientes pueden irritar la piel; si puedes, haz una prueba primero.

Exfolia tu piel cada dos días con un exfoliante suave y de buena calidad para eliminar las células de piel muertas.

El tono no es algo estrictamente necesario, pero un buen tóner sin alcohol puede eliminar cualquier rastro final de maquillaje y el exceso de grasa. Sin embargo puede ocurrir lo contrario: podría suceder que se produce más grasa. Deja de usar el producto si descubres que la cosa empeora o que reseca tu piel.

Consejo 2: Humecta y Protege tu Piel del Sol

Si tienes piel grasa, tal vez piensas que no necesitas humectante. Esto simplemente no es verdad: la piel grasa también necesita protegerse del medio ambiente en la forma de un humectante ligero.

El humectante suaviza e hidrata la piel encerrando la humedad y creando una barrera entre la piel y el medio ambiente.

Sin embargo, ten en cuenta que humectar de más puede generar poros tapados y causar espinillas y granos.

Usa humectante en cantidad similar a un chícharo en la mañana y la noche y, si puedes pagarla, piensa en usar una crema formulada especialmente para el día y otra para la noche.

La piel grasa, al igual que todos los otros tipos de piel, se debe proteger del sol. Escoge un bloqueador solar o una crema ligera, sin aceite, con FPS 30+. Prefiere productos “no comedogénicos” o “no acnegénicos”, porque es menos probable que tapen tus poros. Nunca salgas de casa sin haberte aplicado bloqueador solar.

Mascarillarostro1

Consejo 3: Trabaja las Manchas

Si sólo te salen manchas o espinillas de vez en cuando, busca un producto que contenga peróxido de benzoílo, ácido alfa hidroxi o ácido salicílico para tratarlos cuando aparecen. Sólo asegúrate de no usar cremas o ungüentos aceitosos o grasos, o que contengan alcohol o fragancias.

Para una alternativa natural, prueba el aceite de té, reconocido por sus cualidades antisépticas.

Y después sigue el consejo de tu mamá: nunca exprimas, piques, rasques, ni frotes tu piel.

Exprimir las espinillas sólo agrava la situación.

Si por tu piel grasa terminas con granos infectados o acné, es importante visitar a un dermatólogo para que te dé un régimen de tratamiento personalizado. No uses toallitas faciales, astringentes ni mascarillas, a menos que tu doctor los recomiende, porque estos generalmente irritan la piel y agravan el acné.

Consejo 4: Usa el Maquillaje a tu Favor

El buen maquillaje debe ser parte de tu arsenal de control de grasa; con los trucos y consejos adecuados, puedes evitar fácilmente la cara brillante.

El primer paso es un primer no graso antibrillo. Aplícalo bajo una base mate para asegurar que tu maquillaje se adhiera bien. También experimenta con toallitas medicadas para el control de la grasa y con papel secante para mantener el brillo a raya durante el día.

Y dale buen uso a ese viejo truco del maquillaje: polvea tu nariz (y el resto de tu zona T), siempre que sea necesario. Pero no exageres porque demasiado polvo puede tapar tus poros.

Consejo 5: Sé Flexible

El aspecto y sensación de tu piel son afectados por muchas cosas: el clima, las estaciones, tus niveles de estrés y tus hormonas. Cambia tu rutina de cuidado de la piel en cada estación del año: usa fórmulas más pesadas durante los meses de invierno; utiliza un humectante ligero y no graso durante el verano.

Prueba nuevos productos, pero no los cambies demasiado. Nota, sin embargo, que las necesidades de cuidado de tu piel cambiarán con la edad, y también debe ser así con tus productos.

Fuente: everydayme.com.mx

Loading...